Ruta da pedra e da auga

A RUTA DA PEDRA E DA AUGA

La comarca del Salnés, un valle enclavado entre la Ría de Arousa y la Ría de Pontevedra, es una zona donde podéis encontrar diversidad de actividades para vuestros días de ocio. Además de disfrutar de sus hermosas y tranquilas playas, así como degustar un vino Albariño, otra opción para los más deportistas y amantes del campo, es perderse entre los montes gallegos con rutas de senderismo únicas, protegidas del calor gracias a la sombra de sus carballos (robles), castaños y eucaliptos, y la brisa que desprenden sus senderos fluviales, con áreas de recreo y merenderos.

Así que nuestro plan para este fin de semana es conocer a fondo una de las rutas más conocidas de la comarca del Salnés:

A RUTA DA PEDRA E DA AUGA

Se denomina así porque la recorren nada menos que 53 molinos de agua, labrados en piedra (a pedra) que se asientan a las orillas del río Armenteira (a auga). El itinerario transita entre las parroquias pontevedresas de Barrantes (Ribadumia) y Armenteira (Meis).

Una belleza para todos los sentidos.

ruta da pedra e da auga
Ruta da pedra e da auga

Antiguamente, según la tradición, se hacía esta ruta el Lunes de Pascua con la conocida Romería de la Virgen de las Cabezas, y se sigue manteniendo hoy en día.

Muy transitada durante todo el año, “A ruta da pedra e da auga” se ha dado a conocer sobre todo por los paseos que el actual presidente de España, Mariano Rajoy, hace durante su período vacacional.

      Los molinos eran el instrumento de trabajo principal para muchos gallegos de la época. Se supone que su aparición está vinculada a los monasterios, que los introducirían en el siglo XI. En él, se molía el maíz o el trigo para crear la harina. Era una profesión de tradición familiar.
Molinos en la "Ruta da pedra e da auga".
Molinos en la “Ruta da pedra e da auga”.
      Junto a los hórreos (tenéis una buena representación en el pueblo costero de Combarro) y los cruceiros, los molinos forman parte indispensable del paisaje agrario gallego.
      ¿Sabíais que se hacían guardias y reuniones, diurnas y nocturnas, tras largas esperas de las moliendas, para vigilar que el molinero no se cobrara una proporción de harina mayor que la debida? A esa cantidad se le llamaba maquía. Y esas “xuntanzas” derivaron en fiestas y en bailes. De aquí procede la conocida muiñeira (molinera), el baile tradicional de Galicia.
      Para estas muiñeiras, se escribían divertidas “cantigas galegas”, que muchas de ellas estaban dedicadas al trabajo del molinero. Y queremos hacer alusión a algunas de ellas:
Unha noite no muíño,
unha noite non é nada
unha semaniña enteira,
eso sí que é muiñada
O muíño moe moe,
o rodicio faino andare,
as fillas do muiñeiro,
rabean por se casare

      Esta profesión llega a su fin en los años 50 del pasado siglo, con la irrupción de las máquinas eléctricas. El abandono de sus gentes hace que crezca la maleza, ocultando y destruyendo todos los molinos. Pero gracias al proyecto de rehabilitación la Mancomunidad de Municipios de O Salnés en el año 2001, se ha conseguido un paraje único del que todos podemos disfrutar: molinos restaurados, puentes de madera para cruzar el río, una zona recreativa e increíbles paisajes que no podréis olvidar.

      Estos pequeños molinos eran de una sola planta. Destacan los “pousadeiros” o “pousos”, que son unas repisas junto a la puerta, en las que se descansaban los sacos y que al estar a un metro escaso del suelo reducían el esfuerzo necesario para cargarlos.

Pousadeiro
Pousadeiro: pieza que sobresale de la pared del molino para posar los sacos con el grano o la harina.

 

Comenzamos la ruta:

 

Mapa Ruta da pedra e da auga
Mapa Ruta da pedra e da auga

 

      La ruta se inicia al lado de la rotonda de Barrantes de la vía rápida de O Salnés, donde está la Taberna Os Castaños, en la parroquia de San Andrés de Barrantes (Ribadumia), discurriendo río arriba por las parroquias de San Martiño de Meis y Santa María de Armenteira (Meis).

Inicio de la Ruta da pedra e da auga.
Inicio de la Ruta da pedra e da auga.

      El recorrido termina en el marco incomparable del Monasterio de Armenteira.

Su recorrido son 6,5 km y la duración aproximada es de 2 horas, si lo hacemos andando. Pero otra opción muy atractiva, es hacerlo en bici. Os podemos garantizar, de primera mano, que la ruta en bici es muy satisfactoria 😀

Os contamos un poco sobre las etapas de esta ruta. Podemos dividirla en 3 tramos:

 

Tramo 1:Ruta dos Muíños de Barrantes

(del inicio hasta rotonda de la PO-9405 a la salida de la AG-41).

Primer tramo. Ruta dos Muíños de Barrantes.
Primer tramo. Ruta dos Muíños de Barrantes.

Es muy sencilla de recorrer. Tiene un longitud de 1 km.

Aquí se ven 6 de estos molinos totalmente restaurados.

Casi al comienzo de la ruta, enfrente de uno de los primeros molinos, el denominado molino do Con, hay un petroglifo en el que nos detendremos.

Muíño do Con
Muíño do Con

Este petroglifo presenta abundantes motivos cruciformes y otro elemento geométrico que parte de una cazoleta. Es muy singular ya que no se puede englobar dentro del arte prehistórico de Galicia, ya que su cronología nos remonta a la alta Edad Media, entre los siglos V y X.

Petroglifo do Muíño do Con
Petroglifo do Muíño do Con

Tramo 2: Ruta de los Molinos de Meis

(desde la rotonda de la PO-9405 en la salida de la AG-41 hasta la Aldea Labrega).

Tiene un recorrido de algo más de 1 km y termina en la Aldea Labrega, un lugar que merece una visita obligada.

Ruta da pedra e da auga.
Curso del río Armenteira. Ruta da pedra e da auga.

      En este entorno encontramos también un área recreativa situada en las laderas de un pequeño monte (Cabeza de Boi). Hay una casa de piedra rehabilitada como bar, “A taberna da Aldea”, con terraza incluida, donde podemos hacer un descanso y tomar cómodamente un refresco.

Ruta da pedra e da auga.
Ruta da pedra e da auga.

 

El final de esta etapa lo tenemos en La Aldea Labrega.

      La Aldea Labrega

      Fue construída por la Escuela de Canteiros de la Diputación de Pontevedra en el año 2008. Se quiso representar la vida cotidiana de los pueblos de la Galicia de principios del siglo XX. Cuenta con iglesia, hórreo, cruceiro, lavadero, pozo, fuente, horno y animales domésticos. Todo labrado en granito, la piedra que más abunda en la zona norte de la península ibérica.

Aldea Labrega. Ruta da pedra e da auga.
Campesinos representados en granito. Aldea Labrega. Ruta da pedra e da auga.

 

Aldea Labrega. Ruta da pedra e da auga.
Iglesia. Aldea Labrega. Ruta da pedra e da auga.

 

Aldea Labrega. Ruta da pedra e da auga.
Detalle de una cerdita dando de mamar a sus cochinillos. Aldea Labrega. Ruta da pedra e da auga.
Aldea Labrega. Ruta da pedra e da auga.
Horreo y campesinos. Aldea Labrega. Ruta da pedra e da auga.

 

Aldea Labrega. Ruta da pedra e da auga.
Acceso a la Aldea Labrega. Ruta da pedra e da auga.

 

Ruta da pedra e da auga.
Vista del lavadero en la Aldea Labrega. Ruta da pedra e da auga.

 

Tramo 3: Ruta de Senderismo del río Armenteira

(desde la Aldea Labrega hasta el Monasterio de Armenteira).

Es la etapa más larga y complicada. Tiene un recorrido de casi 4 km y medio y prácticamente es todo subida. Eso sí, los parajes son únicos, atreviéndonos incluso a clasificarla como la ruta más bonita de todas.

Ruta da pedra e da auga
Ruta da pedra e da auga

Seguimos caminando a la orilla del río, donde nos siguen acompañando los molinos y además pequeñas e impresionantes cascadas y pozas, con la naturaleza en estado puro.

Ruta da pedra e da auga
Tercer tramo a Armenteira. Ruta da pedra e da auga

Bosques frondosos de castaños, carballos, sauces y abedules.

Ruta da pedra e da auga
Ruta da pedra e da auga

 

Ruta da pedra e da auga
Ruta da pedra e da auga

En la zona próxima al monasterio de Armenteira, el camino es más bello y el río desciende con mayor fuerza. Aquí se concentra una bellísima muestra etnográfica: los “muíños de Serén”, un conjunto de más de 30 molinos rehabilitados que serpentean las márgenes del río.

Ruta da pedra e da auga
Ruta da pedra e da auga

Ultimo esfuerzo, donde nos espera el monumental Monasterio Cisterciense de Armenteira.

Ruta da pedra e da auga
La flecha amarilla nos acompaña todo el camino. Aquí nos indica el final de nuestra ruta: Armenteira.

      Pero antes de entrar en el Monasterio, creo que nos merecemos un buen aperitivo en el Bar Comercio, justo la entrada del cenobio, para degustar cualquiera de sus tapas, donde cabe destacar su empanada de zamburiñas o su jugosa tortilla. La caminata fue laaaaarga y dura! 😀

Monasterio de Armenteira.

Después de llenar nuestro estómago 😀 , vamos a culturizarnos y disfrutar de un importantísimo cenobio cisterciense que data del siglo XIII, en la ladera del Monte Castrove.

La iglesia es un claro ejemplo de la arquitectura sobria del Císter.  Destaca por su increíble rosetón calado y su portada románica con 6 arquivoltas ricamente decoradas.

Fue fundado por el Abad San Ero en el año 1150.

Monasterio de Armenteira
Monasterio de Armenteira

     Según una leyenda famosa en Galicia, en este paraje el abad San Ero, fundador del monasterio, salió a orar y, anodadado por el canto de un pajarillo, durmió durante 300 años. Cuando despertó encontró el lugar totalmente cambiado y lleno de monjes. El más viejo comprobó que en sus libros se hablaba del “santo Ero de Armenteira, noble y piadoso varón, fundador y abad de este monasterio, que nunca más fue visto después de salir a meditar al monte Castrove”, y San Ero, que tanto había pedido a la Virgen ver el Paraíso, murió impresionado por el milagro.

San Ero. Monasterio de Armenteira.
San Ero. Monasterio de Armenteira.

Esta leyenda se recoge en la Cantiga 103 de la famosa obra de Alfonso X el Sabio: Cantigas de Santa María. Es preciosa.

La planta tiene 3 naves y una cabecera con 3 ábsides. Además goza de una maravillosa cúpula en el crucero (poco frecuente en las iglesias gallegas).

En su interior destaca el baldaquino del altar (siglo XVIII), y la figura de la Virgen de las Cabezas, con un pecho desnudo, sujetando al Niño. Es una talla de madera policromada del siglo XVI y la imagen se relaciona con la aparición de la Virgen al monje cisterciense San Bernardo, a quien le agradeció su devoción permitiéndole probar unas gotas de la leche con la que amamantaba al Niño.

Virgen de las Cabezas. Monasterio de Armenteira.
Virgen de las Cabezas. Monasterio de Armenteira.

Por otro lado, destacamos el claustro, de dos pisos, creado entre los siglos XVI y XVIII.

El monasterio quedó abandonado en el año 1837, tras la desamortización de Mendizábal.

Su recuperación llegó en 1961 de la mano de Carlos del Valle, hijo del escritor Ramón María del Valle-Inclán, con la creación de la Fundación Amigos de Armenteira, y culminó totalmente en 1989. En esta fecha se instalaron aquí diez monjas benedictinas procedentes de Alloz (Navarra).

      Las monjas regentan una hospedería, donde venden pastas y jabones que ellas mismas hacen con aceite de camelia.

Si estáis interesados en conocer más cosas del monasterio, aquí os dejamos su página web:

www.monasteriodearmenteira.es

En la misma entrada por la que se accede al claustro, a la izquierda, hay una oficina del Patronato de Turismo, donde encontraréis información muy útil sobre los recursos de la zona, incluido un mapa de la Ruta da Pedra e da Auga.

 

Como véis, os ofrecemos un buen plan para cualquier fin de semana, donde podréis disfrutar de un plan agradable para toda la familia o amigos, y que seguro disfrutaréis, tanto en verano como en invierno.

      ¡Benvidos a Galicia!

 

Sendero hacia Playa de Cova.

A Illa de Arousa. Un paseo en bici por este paraíso natural

Por fin llegan unos días de descanso para desconectar del estrés laboral, o del ritmo de vida tan ajetreado en el que nos movemos hoy en día.

Pues bien, aprovechando los días que nos regala el tiempo en nuestra comarca, decidimos hacer una ruta en bici por uno de los paraísos más impresionantes del Salnés:

      A Illa de Arousa

Una isla con 36 kilómetros de litoral, de los cuales, 9 de ellos, están habilitados con un carril bici  (desde el Parque do Carreirón hasta el Faro), lo cual hará mucho más agradable nuestro paseo. Además, prácticamente todo su recorrido es llano, salvo las pendientes de la subida al Faro o al Mirador Con do Forno.

Nos encanta perdernos por todos sus parajes y recovecos, porque A Illa de Arousa es todo belleza.

 

Nuestro recorrido lo vamos a dividir en dos partes:

recorrido

 

  • RUTA 1: Desde el comienzo del puente hasta Faro de Punta cabalo.

Comenzamos nuestra ruta al otro lado del puente, donde se sitúa el Eroski Center, en el concello de Vilanova de Arousa. Allí dejamos el coche y descargamos nuestras bicicletas para emprender nuestra pequeña aventura.

      El puente, que impulsó el desarrollo social y económico de la isla, fue construído en el año 1985, y tiene una extensión de 2 km, con un relajante carril bici que conecta Vilanova de Arousa con A Illa.

Puente de 2 km contruído en 1985.
Puente que une A Illa de Arousa con Vilanova.

Continuamos nuestra ruta por orilla mar, dejando a mano izquierda la Playa de O Bao y cogemos el camino de la derecha, dirigiéndonos hacia el Puerto de Xufre. Antes haremos una parada en la Playa Riason, para disfrutar de la vegetación y los cormoranes en las rocas, abriendo sus alas sobre las rocas del mar.

Playa Riason (al fondo el puente de la Isla)
Playa Riason (al fondo se observa el puente de la Isla)

 

cormorán
Cormorán secando sus alas. Al fondo vemos el puente.

 

Vegetación
Vegetación

Después de disfrutar de las vistas, continuamos nuestro camino por el carril bici, dirección O Xufre.

Hacia O Xufre por Playa do Cabodeiro
Hacia O Xufre por Playa do Cabodeiro

Llegamos a la Playa do Cabodeiro, con su pequeño puerto, justo antes de llegar a O Xufre.

Playa Cabodeiro
Playa Cabodeiro.

Ya estamos cerca del puerto. Hacemos una paradita para contemplar las hermosas vistas desde lo alto.

Vistas del Puerto de O Xufre
Vistas del Puerto de Xufre

¡Y por fin llegamos! Estamos en el Puerto de Xufre. Es el más importante de la isla, donde se produce la mayor parte de la actividad pesquera.

Damos un paseo y aprovechamos para comprar unos bocatas y hacer unas fotos más. Todo es tan bonito que no puedo parar de fotografiar 🙂

Puerto de O Xufre.
Puerto de Xufre.

Guardamos los bocadillos para comer después en cualquiera de las paradisíacas playas de A Illa, así que emprendemos rumbo por la costa hacia una de nuestras favoritas: Playa de Sualaxe.

Tenemos que recorrer un sendero de madera que nos lleva hacia la Playa de Cova.

Sendero hacia Playa de Cova.
Sendero hacia Playa de Cova.

Recorremos toda la Ensenada norte de San Xulián para llegar a nuestra playa.

Ensenada norte de San Xulián (al fondo O Xufre)
Ensenada norte de San Xulián (al fondo O Xufre)

Y por fin llegamos al final de la primera parte del recorrido.

Al fondo vemos el famoso Faro de Punta Cabalo. Fue construído en el año 1852 y se puso en funcionamiento un año después. Ahora convertido en un restaurante, donde se puede disfrutar de su terraza y sus vistas.

Faro de Punta Cabalo
Faro de Punta Cabalo

Dejando el faro a la derecha, nos desviamos por un sendero de tierra donde llegamos a nuestro destino: Playa de Sualaxe. Se encuentra escondida detrás de la playa Area de Secada, que conoceremos en la segunda parte de la ruta.

A esta playa se accede a pie, y por este motivo no suele estar muy concurrida de gente, lo cual, la hace aún más apetecible. Además, está muy protegida de los vientos por las enormes rocas que la rodean.

Playa de O Faro
Playa de Sualaxe (al lado del Faro).

 

Playa de O Faro
Playa de Sualaxe.

Nos damos un chapuzón y disfrutamos de nuestros bocatas mientras descansamos del trayecto. Pero en breve, volvemos a ponernos en ruta. 🙂

 

  • RUTA 2: Desde el Faro de Punta cabalo hasta O Bao.

Salimos desde Faro hacia la Playa Area de Secada, descendiendo con nuestras bicicletas por Rúa do Faro, y desviándonos a la derecha por Camiño Area de Secada. Nos toca subir cuesta arriba hasta la playa, pero una vez allí, todo ese esfuerzo merece la pena al ver lo que allí nos espera:

¡Aquí tenéis el paraíso!

Es una playa dotada de bandera azul, muy concurrida en verano por todos los servicios que ofrece: aseos, duchas, papeleras, chiringuito de playa, punto de socorrismo, pedaletas, tumbonas, piraguas y zona de aparcamiento.

Playa Area de Secada (al fondo se ve el Faro)
Playa Area de Secada (al fondo se ve el Faro)

 

Playa Area de Secada
Playa Area de Secada

Continuamos nuestro recorrido descendiendo hasta llegar al Campo de Fútbol.

Campo de fútbol.
Campo de fútbol.

Y volvemos a ascender en dirección al Mirador O Con do Forno.

Es el punto más alto de la isla, de 63m sobre el nivel del mar, y está coronado por una imagen del Sagrado Corazón de Jesús, más conocido como “O Santo”, que fue instalado en su cima en el año 1962. Desde allí podemos apreciar la mejor vista panorámica de la isla.

Mirador O Con do Forno (a la izquierda se divisa el Puerto de Xufre, a la derecha el Muelle do Campo y al fondo el puente)
Vista panorámica desde el Mirador O Con do Forno (a la izquierda se divisa el Puerto de Xufre, a la derecha el Muelle do Campo y al fondo el puente).

 

Mirador O Con do Forno
Mirador O Con do Forno (al fondo el Sagrado Corazón de Jesús).

Descendemos del mirador bajando por Rúa Con do Forno y, después de atravesar un sinfín de estrechas callejuelas, llegamos al Centro de la isla, desviándonos a la costa por el lado derecho hacia el Paseo de O Campo, que une el Muelle de Pau con la Plaza de Regueiro. Un paseo marítimo de 800m construido en el año 1993. Esta zona es un bonito lugar para pasear.

Casa del Paseo de O Campo
Casa del Paseo de O Campo

 

Por aquí también localizamos el Ayuntamiento y la Plaza de Abastos.

Plaza de Abastos.
Plaza de Abastos.

La Plaza de Abastos, a pocos metros del Puerto de O Xufre y de la Plaza de O Campo, ofrece productos frescos de excelente calidad.

 

Atravesando todo el paseo, llegamos a la Plaza de O Regueiro, donde hay un parque de juegos para niños. Continuamos con las bicis adentrándonos por Rúa Torre (en esta calle se encuentra “O Triskel”, un restaurante donde caben destacar dos platos estrella: el arroz con cunchas y la fideua). Al final de la calle, llegamos a la Iglesia de San Xulián.

Iglesia de San Xulián (1817). De estilo Neoclásico. En su interior cuenta con un púlpito de madera y una bóveda de arista encima del altar mayor.
Iglesia de San Xulián (1817). De estilo Neoclásico. En su interior cuenta con un púlpito de madera y una bóveda de arista encima del altar mayor.

Descendemos por Rúa Priorato, y giramos a la derecha por Rúa Outeiro da Vila, quedando el cementerio al lado izquierdo, y volvemos a girar a la derecha, por Rúa Pedraserrada. Aquí accedemos a Playa Abilleira.

Playa Abilleira.
Playa Abilleira.

Continuamos por otras como son la Playa de Grandín, Playa Mallón y la Playa Espiñeiro

Playa Grandín
Playa Grandín
Playa Mallón
Playa Mallón
Playa Espiñeiro
Playa Espiñeiro

Y una vez llegamos a la Playa Espiñeiro, cogemos la carretera denominada Barrio as Aceñas, que casi el linea recta, nos acerca al Parque Natural del Carreirón.

Un sinfín de calas os esperan con los brazos abiertos, para perderse entre ellas, escondidas entre este maravilloso parque natural. Se puede acceder andando o en bici, pero está prohibido el acceso de mascotas. Como íbamos acompañados de nuestro perro, la visita al parque la dejamos para otra ocasión. 🙂

Playa de Salinas (al fondo el Carreirón)
Playa de Salinas (al fondo el Carreirón)

Y aquí conectamos con el carril bici que abarca todo un bonito paseo hasta la Playa de O Bao, el final de nuestro recorrido.

Como la de Area de Secada, también está dotada de bandera azul, con todos sus servicios, y además, un área recreativa para niños.

Playa Bao Norte
Playa Bao Norte

 

Y hasta aquí nuestra intensa ruta.

Esperamos que os sirva de mucha utilidad a la hora de preparar vuestra miniaventura.

Y si es así, ayudadnos a compartir nuestra experiencia. 🙂 🙂 🙂

 

¡Feliz Semana Santa fourmig@s!